11 de agosto de 2009

Historia y Arte: El poder efímero.





Cuando el rey de España de entonces, Felipe IV (1605-1665), mandó construir en 1633 el Salón del Reino en el Palacio del Buen Retiro en Madrid, deseaba que éste resaltara ya la grandeza del reino español. En las lunetas de la gran bóveda del Salón se situaron entonces veinticuatro escudos heráldicos, todos ellos de los diferentes reinos que configuraban el inmenso imperio hispano: Aragón, Castilla y León, Cataluña, Galicia, Córdoba, Granada, Jaén, Murcia, Navarra, Sevilla, Toledo, Valencia, Vizcaya, Portugal, Austria, Borgoña, Brabante, Cerdeña, Méjico, Flandes, Milán, Nápoles, Sicilia y Perú.
 
Además se colgarían también de sus muros una serie de cuadros, encargados por su Majestad, que representaban las batallas victoriosas que tuvieron lugar en los diferentes y lejanos lugares del imperio. He aquí una muestra de aquel extraordinario Arte barroco en algunos de aquellos magníficos lienzos expuestos por entonces en aquel palacio. De izquierda a derecha y de arriba a abajo:

(Óleo Recuperación de la Bahía de Brasil por don Fadrique de Toledo, pintado por Juan Bautista Maíno (1578-1649); Cuadro Socorro de Génova por el segundo Marqués de Santa Cruz, 1634, del pintor Antonio de Pereda (1608-1638); Oleo Rendición de Juliers a Ambrosio de Spínola, del pintor Jusepe Leonardo ( 1601-1652); Óleo La Recuperación de la isla de Puerto Rico por el gobernador don Juan de Haro, del pintor Eugenio Cajés (1575-1634); Lienzo Recuperación de la isla de San Cristóbal en las Antillas por don Fadrique de Toledo, por entonces en manos esta isla de aventureros ingleses y franceses, del pintor Félix Castello (1595-1651); Óleo Defensa de Cádiz frente a los ingleses llevada a cabo por el Marqués de Medina-Sidonia, del pintor Francisco de Zurbarán 1598-1664).

Al pasar de los años, excepto Cádiz, todo se perdería. La gloria y la grandeza de aquel inmenso imperio se desdibujarían para siempre. Es la realidad de la Historia, de toda historia, la cual se relativiza ahora aquí en otro extraordinario cuadro -abajo-, de aquellos fecundos años artísticos, del pintor barroco español Antonio de Pereda, Vanitas (La vanidad se apagará frente a la muerte y el fatal destino).

1 comentario:

Jackeline dijo...

Hola estimado blogger
Estuve visitando tu Blog y está excelente, permíteme felicitarte.
Sería un gusto contar con tu blog en mi directorio y estoy segura que para mis visitas será de mucho interés.
Si lo deseas no dudes en escribirme a jackelinesilvajauregui@hotmail.com
Exitos con tu blog.
Un beso
Jackie

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...