18 de octubre de 2009

Homenaje a lo que nos permite comunicar en internet: las manos.







No hubo posibilidad de desarrollar la inteligencia hasta que las manos no fueron adaptadas totalmente en el homo sapiens, aunque éstas aún no bastaron para conseguir el éxito... Los Neardentales fueron un claro ejemplo de ello. Pero nos acompañaron las manos siempre en toda nuestra historia evolutiva. Sin ellas, las obras aquí expuestas no pudieron realizarse. Quizá por eso los autores más diversos la homenajearon pintándola. Desde la antiguedad, el ser humano, en su fascinación por sus apéndices anatómicos, ha dejado huella de la maravillosa capacidad de maniobrabilidad que tiene esa parte de su cuerpo. No sabemos muy bien porqué, pero las manos que representa Van Gogh nos son más gratas que las del lienzo de Rivera;  las de Durero más que las de Bayeus y Subías... ¿O, tal vez, sí lo sabemos...?

(Imágenes de Pintura rupestre, Cueva de las Manos, Rio Pinturas, Santa Cruz, Argentina; Dibujo de 1476 Estudio de las Manos de una Mujer, de Leonardo Da Vinci, Castillo de Windsor, Inglaterra; Dibujo Study of Praying Hand de Alberto Durero, 1508, Viena, Austria; Lienzo Cuatro Manos, de Francisco Bayeu y Subías (1734-1795), Museo del Prado, Madrid; Obra Dos Manos, de Vincent Van Gogh, Particular, Holanda; Cuadro Las Manos del Doctor Moore, de Diego Rivera, México, (1886-1957), Museo Arte de San Diego, EEUU; Obra Mano apresando un pájaro, de Joan Miró (1893-1983), Particular.)

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...