3 de mayo de 2010

La evolución del Arte en el desnudo recostado de la mujer.



Luego de que los romanos impregnaran sus frescos con imágenes eróticas, desde los primeros años de la época de Augusto (siglo I d.C.) hasta la caída de Roma, la historia del Arte occidental se mantuvo desierta en desnudos humanos hasta casi el siglo XV, es decir, durante toda la larga Edad Media.

El pintor italiano Antonio Puccio Pisano (1395-1455) perteneció a una de las primeras escuelas pictóricas del Arte que, tímidamente, iniciaron los desnudos en sus lienzos. Fue el período inmediatamente anterior al Renacimiento, llamado escuela Gótica italiana. Con el precursor Puccio Pisano inicio este parcial y diacrónico paisaje artístico del desnudo tendido femenino a lo largo de la historia moderna y contemporánea. La primera imagen (de arriba abajo y de izquierda a derecha) es su peculiar obra La Lussuria del año 1420, un grabado en pluma y tinta marrón sobre papel expuesto actualmente en el museo Galería Albertina de Viena.

La escuela del Renacimiento, siguiente tendencia artística en este escueto itinerario del Arte, es representada aquí con el autor italiano Giorgione (1477-1510) y su óleo Venus dormida (1510) -Museo de Dresde, Alemania-. Continúa el gran pintor Tiziano (1477-1576) como ejemplo típico del Manierismo más purista del siglo XVI, con él sigue este parcial recorrido exponiendo aquí su famoso óleo Dánae (del año 1500), una leyenda mitológica de la cual pintaría varios este pintor veneciano; la obra utilizada aquí se encuentra expuesta en la Galería de Viena, Austria.

Goya (1748-1828) es el siguiente autor con su famosa obra Maja desnuda (1800) -Museo del Prado, Madrid-. Pintada esta magnífica obra dentro del indefinido período que fue el Neoclasicismo -aunque Goya también perteneció a la escuela Romántica-, una  etapa artística que recorrió a saltos desde mediados del siglo XVIII hasta casi la mitad del siglo posterior. Hay por ello otra escuela artística que marcaría una tendencia más romántica en ese movimiento neoclasicista, el Neoclasicismo/Romanticismo, cuyo representante aquí expuesto es Charles Emile Durand (1837-1917), creador francés que pintó el siguiente óleo de la entrada en el tardío año 1900. Dánae es el título también de esta magnífica obra clásica-romántica, porque ahora el personaje tiene aquí unos rasgos más melancólicos e idílicos, más propio de la apasionada tendencia romántica, una tendencia muy dispersada durante casi todo el siglo XIX gracias a su gusto por el público -obra expuesta en el Museo de Bellas Artes de Burdeos-.

El Impresionismo no se prodigó mucho en desnudos, más bien en paisajes y naturaleza, sin embargo el pintor francés Renoir (1841-1919) crea en 1897 este recatado -como lo fue el propio Impresionismo- desnudo de mujer, Bañista dormida, actualmente en una colección privada de Suiza. El Postimpresionismo, reacción artística al movimiento impresionista -un cajón de sastre de muchas tendencias modernistas-, también muestra aquí un desnudo tendido muy personal y modernista con este óleo colorido sobre cartón del gran genio español Dalí, Desnudo en un paisaje del año 1922, expuesto en la colección Gala-Dalí, España.

El Simbolismo fue una escuela o tendencia artística situada a finales del siglo XIX y principios del siglo XX, movimiento que expresa más que nada el símbolo exterior del concepto, esa metáfora pictórica que el autor desea manifestar o agudizar más que otra cosa, esa representación onírica que el autor desea plasmar esencialmente en su obra. En esta ocasión con el pintor austríaco Egon Shiele (1890-1918), un creador considerado expresionista -el romanticismo modernista- pero que muestra en esta obra, Desnudo yacente con medias negras (1911), sin embargo, unos rasgos que se encuadran más en la tendencia Simbolista.

La Escuela de París estuvo situada en un período artístico a principios del siglo XX, un momento artístico que se influenciaría tanto del Postimpresionismo como del Expresionismo posterior. Mantuvo un representante fundamental: Modigliani (1884-1920), creador que pinta este impactante y sugestivo Desnudo acostado del año 1900; de la colección Mattioli, Milán. El Modernismo hispano tiene un representante genial en Julio Romero de Torres (1874-1930), artista que dominó casi todas las tendencias pictóricas de su época. En este caso con una obra de la Vanguardia Histórica-Realista, La nieta de Trini, del año 1929, Museo Julio Romero de Torres, Córdoba, España. Por último un representante del Surrealismo más clásico, el pintor belga Paul Delvaux (1897-1994), que en el año 1934 pinta este óleo maravilloso de una mujer dormida, Desnudo en la playa, ubicado actualmente en la Galería Derom de Bruselas.

La Historia del Arte nos demuestra cómo los creadores han reflejado la emoción de su expresión según su tendencia o estilo temporal, pero también plasmando algo más que sobresale en la propia obra, y que dependerá tanto del momento en el que ellos mismos vivieron como la pasión de querer comunicar lo que ellos mismos desearon... Y donde esto último, la mayoría de las veces, fue independiente de que sus coetáneos lo quisieran ver así o no.

(Sólo un dato de curiosidad: ¿por qué algunos pintores dibujarán a sus modelos de derecha a izquierda, o al revés?; es decir, o con la cabeza en la parte derecha del cuadro, según el espectador, o justo en la parte opuesta... Por ejemplo, en esta muestra, los pintores Puccio, Goya, Renoir, Dalí y Delvaux pintaron sus modelos desnudas al contrario que los otros, de derecha a izquierda. Entonces, ¿eran zurdos, o así situaron ellos el mejor perfil de ella, o...?)

3 comentarios:

PACO HIDALGO dijo...

Magnífico estudio de la evolución del desnudo recostado femenino, donde se puede apreciar toda la sensualidad y sugerencia del cuerpo femenino. Os sigo y os invito a que conzcáis ArteTorreherberos (http://artetorreherberos.blogspot.com). Saludos cordiales.

Esmeralda OGlez dijo...

Buenas noches, interesante abordaje del desnudo femenino. Serías tan amable de facilitarme las fuentes bibliográficas utilizadas en tu artículo? Gracias.

Arteparnasomanía dijo...

Las fuentes son mi curiosidad, y ésta la he satisfecho entre internet y una literatura general de Historia y Arte. Aunque, en este caso, como en todos, no pretendo hacer un estudio riguroso ni académico, sólo contar, de otra forma, la anécdota y el Arte. Gracias. Un saludo.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...