29 de enero de 2011

La ucronía -el absurdo temporal- en la vida, en la historia y en el Arte.



¿Qué hace que las cosas sucedan como lo hacen y no de otra manera? ¿Por qué la inspiración nos conducirá a una idea y no a otra? Y, ¿qué hubiera sucedido de no haberse hecho o ideado así, o, también, de haberse tomado o no otro camino distinto? Las musas fueron la invención que los antiguos griegos idearon para justificar la inspiración, ¿de dónde provenía ésta?, se preguntaban. Pero, antes de que se establecieran las nueve musas (tres de la poesía -la épica, la lírica y la didáctica, ésta última referida a la astrología-, una de la historia, otra de la música, la de la tragedia, la de los cantos, la de la comedia y finalmente la de la danza), se llegaron a adorar en Beocia -región de Grecia donde se situaba Tebas- las primeras tres musas de la historia griega. Esas musas eran tres hermanas, Meletea, Mnemea y Aedea. La primera, Meletea, era el pensamiento, la meditación inicial que imaginaba vagamente la idea, y esbozaba así la chispa de la creación. La segunda, Mnemea, era la que se encargaba de darle forma, es la memoria que recuerda y plasma ahora lo que su hermana Meletea había pensado antes. Esta musa realmente sería la fundamental de la creación, la que concretaría y fijaría la ideación abstracta de lo que Meletea, simplemente -aunque no es poco-, habría fugazmente ideado antes. Sólo con Mnemea se plasmará realmente la creación, se tomará la decisión final de lo que sea. Aedea, la última hermana, es ahora por fin la ejecutora de la creación, con los medios artísticos que sean: pintar, cantar, tocar, escribir, grabar, etc...

El escritor estadounidense Jack Williamson (1908-2006) fue de los primeros autores en dedicarse a la ciencia-ficción. En los años treinta del pasado siglo publicaría relatos de este género que se hicieron famosos gracias a la revista Amazing Stories. En uno de esos relatos uno de sus personajes, llamado Jumbar, debía elegir entonces entre escoger un guijarro o un imán para crear ahora así un tipo de mundo u otro diferente. Esto provocaría que, tiempo más tarde, se acabara denominando Punto Jumbar al acontecimiento especial y singular con el cual, a partir de ahí, todo cambiara y fuese diferente... Surgió por entonces el concepto de ucronía. Con él se trataba de describir un nuevo género literario que permitiría, a partir de un suceso en el pasado, cambiar ahora los acontecimientos y desarrollar así todo lo nuevo que podría suceder como consecuencia de ese trascendental cambio. Muchos autores han creado novelas que han utilizado la ucronía como motivo fundamental de su narración. Por ejemplo, el escritor norteamericano Harry Turtledove (n.1949) publicaría en el año 2002 su novela Britania conquistada, un relato que contaba la historia de lo que hubiese sucedido si la Armada Invencible del rey español Felipe II hubiese tenido éxito. O el también escritor americano Gregory Benford, que narró en su novela Hitler victorioso la posibilidad de que los aliados hubiesen perdido la Segunda Guerra Mundial. En la historia académica algunos investigadores han utilizado un método parecido para la crítica histórica. Es lo llamado Historia contrafactual, que desarrolla supuestos alternos para sucesos pasados que pudieron haber sido de otra forma, y las consecuencias que de ello se hubieran podido originar.

De las muchas ocasiones que la Historia tiene para citar momentos trascendentales en su desarrollo, quiero destacar aquí dos acontecimientos, dos batallas -hechos drásticos en el pasado de grandes cambios- que, sucedidas con más de dos mil años de diferencia, resultaron claves en el mundo que después de ellas se vivió, y que influyen aún, incluso, en lo que somos ahora. Una de ellas fue la Batalla de Gaugalema, donde Alejandro Magno vencería al enorme y grandioso imperio Persa. Fue el 1 de octubre del año 331 antes de Cristo. Se trataba entonces de que existiera un mundo Occidental o un mundo Oriental que prevaleciese. Lo que hubiese sucedido de perder los griegos esa batalla sólo los historiadores, o ni ellos mismos, pueden acaso imaginar ahora. Fue el triunfo de la cultura helénica frente a la oriental, entonces ésta mucho más poderosa y dirigida por la dinastía aqueménida del persa Darío III, una dinastía y un mundo que acabaron para siempre con la victoria de Alejandro de Macedonia. Otra batalla significativa fue la de Sedán, producida el 1 de septiembre de 1870 y que significaría el triunfo del inminente y poderoso Imperio alemán frente al débil y decaído -reflejo deslavazado de lo que fue- Segundo imperio francés de Napoleón III. Fue una derrota bestial la que ocasionaron los alemanes a Francia, destruyendo entonces todo su ejército y humillando al propio emperador francés. Como consecuencia, el kaiser Guillermo I de Prusia fue proclamado emperador de Alemania en el Palacio francés de Versalles en enero de 1871. El enorme poder e influencia que Alemania conseguiría la llevaría a la Primera Guerra Mundial, y, luego de ésta, se provocaría la siguiente, devastadora y criminal Segunda Guerra mundial apenas sólo veinte años después.

En el Arte los creadores eligen antes un tema para plasmarlo después en un lienzo; ¿qué les llevará a pintar algo así y no otra cosa diferente? La musa Mnemea es la responsable, según los antiguos griegos, de que esa idea se lleve a cabo. La realidad es que las obras de Arte, como las vidas de las personas, son lo que son porque así fueron decididas... Podrían haber sido decididas de otro modo, pero, ¿cómo sabremos nunca después el diferente modo de algo que ya se creó de ése antes? Sólo algunos creadores han hecho de su Arte una ficción de lo que otros creadores antes hicieron. También, en estos casos, la musa debe ahora trabajar, ya que ¿por qué hacer eso ahora y no otra cosa? Lo cierto es que el tiempo ayudará siempre a justificar una inspiración, a no considerarla veleidosa..., porque únicamente la veleidad existirá cuando sólo algo muy trivial pueda cambiarse ahora de inmediato. Lo cierto, insisto, es que si el tiempo ya pasó lo nuevo que se cree ahora será otra obra o cosa diferente, será otro camino distinto y nunca, nunca, sabremos, realmente, qué otra cosa, entonces, pudimos también crear o vivir...

(Cuadro de Jan Brueghel el viejo, Batalla de Arbela, 1602, -batalla ganada por Alejandro el Magno- Museo del Louvre; Bajorrelieve de la Escuela de Atenas, Las tres Musas, siglo IV a.C.; Pintura Batalla de Reichshoffen, 1887- Batalla de Sedán, 1870-, del pintor francés Aimé Morot; Cuadro de Anton von Werner, 1843-1915, La proclamación del imperio Alemán, 1885, Museo Bismarck, Alemania; Óleo de Rembrandt, Hombre con yelmo dorado, 1650; Cuadro de Picasso, Hombre con yelmo dorado, interpretación de un cuadro de Rembrandt, 1969; Cuadro La Gioconda, de Leonardo da Vinci, 1502, Louvre; Óleo anónimo de un copista de La Gioconda, La Mona Lisa, siglo XVI, Museo del Prado; Cuadro de Velázquez, Las Meninas, 1657, Prado; Óleo de Picasso, Las Meninas según Velázquez, 1957.)

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...