1 de abril de 2011

Una precoz y dilatada vida en el Arte; y una modelo ocasional, liberada hasta en su muerte.



Cuando en el año 1885 el joven rey español Alfonso XII falleciera en el Palacio del Pardo en Madrid, víctima al parecer de la tuberculosis, no encontraron artista más a mano para pintar su escena fúnebre que al niño pintor Fernando Álvarez de Sotomayor y Zaragoza. Había nacido en el Ferrol, La Coruña, diez años antes, pero sus padres lo enviaron pronto a Madrid para estudiar Arte. Tanto destacaría el pequeño en su precoz habilidad artística que asombraría a maestros y entendidos de entonces. En el año 1899 consigue Fernando Álvarez de Sotomayor una pensión para viajar a Roma, donde pudo ampliar sus conocimientos artísticos en la famosa Academia española de la capital italiana. Más tarde, en Holanda, descubrirá la obra del pintor del barroco flamenco Frans Hals (1585-1666), cuyo fuerte colorido y técnica empastada marcaría el resto de sus creaciones artísticas. En el año 1906 conseguirá en Madrid, gracias a su talento artístico, su primera medalla en la Exposición Nacional de Bellas Artes. Viajará a Santiago de Chile en 1908 para impartir clases en la Escuela de Bellas Artes chilena, obteniendo tres años después la dirección de la misma.

En Chile su influencia artística fue tal que crearía una tendencia incluso, la llamada Generación de 1913, también conocida como Generación Sotomayor. En 1918 regresa a España para conseguir la subdirección del Museo del Prado. Para obtener en el año 1922, por fin, el cargo de director de esta gran pinacoteca española. En esta importante responsabilidad artística española se mantuvo hasta el comienzo de la guerra civil, en 1936. Luego de finalizada la guerra en 1939, volvería a ser director del Museo del Prado hasta su muerte, ocurrida en Madrid en 1960. Toda una vida casi dedicada al museo madrileño. Ha sido el director del Museo del Prado que más años ha estado a su frente. En los años que Álvarez de Sotomayor estuvo en Chile consiguió retratar a una jovencísima muchacha de la alta sociedad chilena, Teresa Wilms Montt (1893-1921). Pero no pasaría ella a la historia por eso sino por haber sido una curiosa escritora y una mujer rebelde, liberal y soñadora. Se comprometió dos años después de aquel retrato en un enlace buscado por ella -un matrimonio no deseado por su familia-, una relación que, sin embargo, la llevaría a integrarse en un ambiente cultural y liberal que la atraería apasionadamente. Pero nada resulta gratis cuando el deseo es atropellado por la precipitación. Su marido, Gustavo Balmaceda, terminaría convirtiéndose en uno de sus más terribles dramas personales, transformándose en un hombre celoso, alcohólico y obsesivo. Una relación infiel de ella con un pariente de su marido acabaría siendo descubierta por éste.

En una sociedad ultraconservadora como aquella fue demandada judicialmente por su esposo, y terminaría siendo condenada varios años por adulterio. Es recluida en un convento en el año 1915. Pero un año después el poeta chileno Vicente Huidobro la ayuda a escapar. Marcharán juntos a Buenos Aires y allí consigue publicar ella por fin dos de sus primeros libros. También, empezaría a disfrutar de una vida no antes conocida por ella. De algunos nuevos amantes que tuviera en Argentina, hasta uno de ellos acabaría quitándose la vida por ella... Luego viajará a Nueva York, en plena Primera Guerra Mundial, y, a causa de sus apellidos alemanes, es detenida por la vigilancia aduanera norteamericana. Tuvo entonces que marchar a España, país neutral, donde conocería a los escritores españoles más famosos de aquellos años. Al acabar la Gran Guerra en el año 1918, conseguirá visitar su adorada París. Pero ahí, al terminar el año 1921, decide por fin ella terminar con su vida... dentro ahora incluso de la catedral de Notre Dame. Pero, sin embargo, aquel pintor que la retratase como ella fuera por entonces, una joven adolescente ilusionada, inocente, feliz y delicada, la sobreviviría aún por muchos años más pintando y retratando otras vidas modeladas...

(Cuadro del pintor español Fernando Álvarez de Sotomayor, Desnudo; Retrato de Fernando Álvarez de Sotomayor, 1910, del pintor chileno Ezequiel Plaza, 1882-1947; Óleo de Fernando Álvarez de Sotomayor, Orfeo atacado por las Bacantes; Cuadro de Fernando Álvarez, Cena de Boda Gallega, 1915; Óleo de Fernando Álvarez, Retrato de la duquesa de Medinaceli, 1917; Óleo de Fernando Álvarez, Retrato de joven escondiendo sus ojos; Cuadro del pintor Fernando Álvarez, Estudio para boda en Galicia, 1917; Fotografía del pintor Fernando Álvarez de Sotomayor; Grabado de una ilustración del fallecimiento del rey Alfonso XII, 1885; Cuadro de Fernando Álvarez, Retrato de Teresa Wilms Montt, 1908, derechos de la Galeria ArtValue; Fotografía de Teresa Wilms Montt.)

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...