19 de febrero de 2013

La desfachatez de la utilización del tiempo como usura.



Visitar el Museo de Bellas Artes de Sevilla es como visitar una librería de viejo, existen maravillas ocultas por el tiempo y la pátina de la desconsideración, que merecen mucho sin embargo la pena encontrar entre las sombras. Pero, para ello, como para toda dedicación de incertidumbre cultural, se precisa de tiempo sin una medida definida, como cuando se recorren estanterías mirando no se sabe bien qué para encontrar no se sabe qué cosa. El Museo de Bellas Artes sevillano se encuentra en la céntrica plaza del Museo, con un Murillo de piedra vigilando la entrada de aquellos que se atrevan a visitarlo. 

Ahí hay joyas del Arte barroco, del Renacimiento y del Arte prolífico del variado siglo XIX. La Iglesia Católica fue el principal proveedor de muchas de sus obras. Ciudad levítica por excelencia, Sevilla posiblemente pasaría al libro Guinnes de los records por ser la localidad que en su historia más obras de Arte religioso haya producido jamás. Así fue como, en el barroco siglo XVII, Murillo creara las maravillosas pinturas de sus seres convencionales en sus vetustas calles sevillanas, y que aflorarían así toda la belleza, perfección, candor y genialidad que este gran pintor creara en sus obras.

Para visitar dicho museo sevillano hay que llegar a la murillesca plaza del Museo. Y esta plaza se encuentra después de recorrer a pie una estrecha calle como solo de estrechas se encuentran en Sevilla, la calle San Laureano, que después terminará siendo de Alfonso XII. Sin embargo, es inevitable, si se va con auto, utilizar un aparcamiento para poder desplazarse hasta allí. Con la megalomaníaca transformación de la ciudad allá por el año 1992, se desmantelaría la antigua estación de trenes de Plaza de Armas, también llamada Estación de Córdoba porque era a esta ciudad adonde se dirigían los trenes que continuaban hacia Madrid. Y se construyó en su lugar un Centro Comercial, un hotel y un gran aparcamiento subterráneo. 

Hoy en día, que tantas injusticias proliferan en nuestra sociedad, he querido utilizar este medio para denunciar otra tropelía, una picaresca digna de aquella Sevilla de Murillo. Pasarán los años, pero seguirán -con otros medios- la misma forma de rascar el bolsillo impunemente de los demás, de nosotros, con el silencio ahora conformista de los que se alinean con que las cosas son así. En esta entrada muestro dos recibos del Aparcamiento Plaza de Armas de Sevilla. Como se observa en uno del mismo día de este post, estacionar el coche 3 horas y 45 minutos supone 8 euros con veinticuatro céntimos. Es decir, que para ver el Museo, por ejemplo, o se dedica menos tiempo o se queda uno en casa viendo las obras por internet, ya que abonar 2,39 euros la hora de aparcamiento no es una barbaridad, no, es un atraco. Y es un atraco oficial, está tolerado y aceptado.

(Magnífica obra de Alonso Vázquez, Sagrada Cena, 1588, Museo Bellas Artes, Sevilla; Óleo El vendedor de vino, 1694, del discípulo de Murillo Pedro de Núñez de Villavicencio, Museo Bellas Artes, Sevilla; Excelente lienzo de Murillo, Santo Tomás de Villanueva dando limosnas, 1668, Museo de Bellas Artes, Sevilla; Entradas del Aparcamiento Plaza de Armas de Sevilla, día 14 y 19 de febrero de 2013, menos mal que la tarifa es todavía del 2012, si la actualizan este año...; Imágenes de Antigua Estación Plaza de Armas, años cincuenta-sesenta del pasado siglo, Sevilla; Fotografía actual de la Plaza de Armas, Sevilla.)

2 comentarios:

lur jo dijo...

Pues si que está caro aparcar en Sevilla!!
El año pasado a finales de enero tuve el placer de visitar un par de días tu ciudad después de muchos años. Sin embargo como bien has comentado, no se puede ver esa gran ciudad en tan excaso tiempo, por lo que me quedaron bastantes deberes pendientes, uno de ellos el museo de Bellas Artes.
Así que me tendré que conformar con disfrutar de sus obras por medio de internet, apoyándome en tu blog hasta que surga de nuevo la oportunidad de retornar por esas hermosas tierras.
Un abrazo.

Arteparnasomanía dijo...

No en todos los aparcamientos, pero sí en la mayoría. Está claro, no sólo por motivos de comodidad e incluso de asimilación de lo que ve puede ser más interesante internet par acercarse al Arte, sino por motivos económicos: poder ver Arte en un blog por ejemplo es la mejor forma de descubrir, amar y participar sin sobresaltos, ni asaltos, con el Arte.

Un abrazo.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...