22 de octubre de 2009

Dos pensadores de la filosofía universal, tres cosmógrafos... y el Arte.






La influencia en la historia de la poco conocida sabiduría griega del siglo III d.C. fue decisiva en toda la filosofía posterior, llegando incluso hasta comienzos del Renacimiento. El filósofo griego Plotino (205-270) fue un pensador alejandrino seguidor de Platón, él fue verdaderamente el engranaje que uniría, de alguna forma, la antigüedad griega con el pensamiento tanto occidental como oriental posterior. Su inspiración e influencia han sido variadas en las diferentes escuelas filosóficas, tendencias de pensamientos y hasta religiones que hicieron suyo parte del pensamiento neoplatónico de Plotino. Uno de los pensadores más curiosos, siglos después, que utilizara parte de aquel saber neoplatónico lo fue el filósofo alemán Nicolás de Cusa (1401-1464). A pesar de ser un personaje importante de la Iglesia Católica, de Cusa manejaría la idea del principio neoplatónico de la identidad de lo múltiple. Porque ya Plotino insistió en demostrar cómo a partir de la unidad más absoluta, el Uno, se desarrollaría la variedad de todo lo real, de todo lo existente. Nicolás de Cusa señaló que los contrarios coinciden en el infinito, y de esa forma interpretó, de alguna manera, la infinitud del universo.

También se adelantó un siglo a la teoría heliocéntrica posterior, afirmando por entonces que en el Universo todo se mueve y que la Tierra no está inmóvil en su centro. Y esto lo dijo poco antes del Renacimiento. Después, en el siglo XVI, los pensadores y astrónomos del Renacimiento comenzarían a mirar al cielo con otros ojos, ahora más especuladores o analíticos. Copérnico (1473-1543), astrónomo de origen polaco, fue el primero en describir la teoría del Sol, insistiendo en esta gran estrella como centro del sistema planetario. El desconocido Petrus Apiano (1495-1552), cartógrafo y astrónomo alemán, sería el primero en observar que la cola de un cometa siempre está del lado contrario al Sol, adelantándose así hasta 1531 al describir la trayectoria del famoso cometa que luego el cosmógrafo inglés Edmund Halley (1656-1742) anunciaría mucho más tarde, en el año 1678, y por lo cual este cometa lleva su nombre.

(Imagen del Grabado Flammarion, 1888, Nicolás de Cusa atraviesa la imagen medieval del Universo, del astronomo y divulgador francés Camille Flammarion; Imagen -detalle de un lienzo- de Nicolás de Cusa, siglo XVI; Busto de Plotino, filósofo griego, museo Ostia, Roma; Reloj astronómico de la obra "Astronomicum Caesareum" de Petrus Apiano, siglo XVI; Fotografía de la NASA del cometa Halley.)

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...