9 de enero de 2013

Cuenten que viví en los tiempos de Héctor..., cuenten que viví... en los tiempos de Aquiles.



En una de sus últimas películas Woody Allen nos sorprende -como siempre- con uno de sus discursos ingeniosos en boca de uno de sus personajes, más o menos diciendo algo así: Posee complejo de nostalgia de otro tiempo, piensa que los años veinte en París fueron el mejor momento para haber vivido y para sentir la musa de la inspiración creativa. Cuando el protagonista logra -gracias al milagro del cine- regresar a esa época parisina de entonces, consigue relacionarse con los seres más fascinantes de aquel momento culturalmente excelso. Sin embargo, una de las muchas amantes de Picasso con las que consigue ahora hablar, de pronto le dice:  Ah, que maravilla la Belle Epoque -años finiseculares del XIX al XX-, esa sí que fue una época única... Aun así, cuando alcanza el protagonista -volveremos a la maravillosa magia cinematográfica- a ir a esa época anterior a los años veinte, ahora los pintores Monet y Degas alabarán el Renacimiento como la más sublime, extraordinaria e inspiradora época del mundo para vivir y crear.

¿Cualquier tiempo pasado fue mejor...? Por ejemplo, cultural y artísticamente, ¿quién se atreve a afirmar lo contrario? Porque hoy, en este momento histórico que vivimos, se está desarrollando el mayor cambio cultural y social producido nunca, la mayor transformación vivida por el hombre nunca antes. Ya comenzó hace treinta años, aproximadamente, y su evolución es cada vez más rápida, progresiva, duradera y determinante. Tecnológicamente estamos aún en la infancia de nuestro acontecer... Y ésta, la tecnología, ha transformado ya absolutamente los medios, las formas, las recreaciones, los estímulos y las fantasías de los humanos como nunca antes se habría producido. Seguiremos expresando nuestras contradicciones, nuestros miedos, nuestras aflicciones con cualquier arte..., pero, sin embargo, todo será muy diferente a como antes -desde las paredes pétreas de las cuevas primitivas hasta los lienzos sublimes de los artistas de principios del siglo XX- se hubiese llegado a expresar en un soporte visible.

Por eso el Arte será arqueología cultural dentro de poco... Nos seguirá fascinando ver las creaciones artísticas de antes, como nos fascina ver ahora los esqueletos paleontológicos... No es esto desmerecedor de nada, todo lo contrario, el Arte conseguirá aumentar su valor y admiración con el paso del tiempo, aún más todavía. Pero ya está, se acabó. Como se acabaron los dinosaurios, a pesar de que deseen reactivar el ADN imposible de sus restos petrificados en la tierra. Posiblemente, lo que sí se ha conseguido en estos últimos años sea un mayor conocimiento e interés por el Arte como nunca se había alcanzado antes. Y esto es sintomático de que su valor ha pasado, tal vez, de ser solamente algo estético a ser casi, casi, algo muy espiritual... Lo necesitamos más de lo que creemos, como los dioses fueron necesitados cuando el hombre comenzara a emanciparse de sus dominios olímpicos, y tuvieron que aprender a luchar solos en el campo despiadado de la evolución.

Pero el ser humano no puede dejar de crear..., de expresar de nuevo todas sus angustias y deseos con sus inspiradas y atrabiliarias nuevas formas de creatividad. Y es cuando ahora surgen, de la mano de la última tecnología, las nuevas maneras de seguir fascinando a los demás -y el propio creador a sí mismo además- para poder obtener así lo mismo que entonces, sólo que ahora de otra forma. ¿Cuál será la mejor forma? ¿Cuál es la que, auténticamente, consiga emocionar aún más al hombre? No se sabe. El futuro es tan imprevisible que pocos autores se atreverán a recrearlo con alguna forma desafortunada de ciencia-ficción. No quieren hacer el ridículo que otros hicieron antes. Estamos en el camino de un mundo diferente. Y esta es la angustia y, a la vez, la mayor -la más fascinante- de las tesituras que nunca antes humanidad alguna haya conseguido, siquiera vagamente, llegar a comprender.

(Óleos del Renacimiento: La edad de oro, 1587, Jacopo Zucchi, Galería de los Uffizi, Florencia; La edad de plata, 1587, Jacopo Zucchi, Uffizi, Florencia; Óleos Impresionistas: Dos bailarinas en reposo, 1898, Degas, Museo de Orsay, París; Cuadro de Monet, Sauce llorón, 1919; Obra de Picasso, Los techos azules, 1901, Oxford, Inglaterra.)
   

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...