10 de noviembre de 2009

Una santa, un misterio sagrado y el arte de su pintura.





Fue en la década de los años veinte cuando los integrantes de un grupo de Arte denominado La nueva objetividad -movimiento que rechazaba el Expresionismo asumiendo ahora una tendencia más realista- descubrieron entonces la identidad y las impactantes obras de un pintor del Barroco francés, George de la Tour. Este pintor francés (1593-1652) se mantuvo durante casi tres siglos totalmente desconocido y sus obras asignadas además a otros autores diferentes. Pero su tenebrismo, su capacidad para el contraste entre lo oscuro y lo visible, le habrían hecho merecedor de haber sido y ser hoy un gran genio de la Pintura

Pero, habrá también otro misterio que se encuentra ahora en lo que describen sutilmente algunas de sus obras. Estas dos pinturas suyas que se muestran aquí representan a María Magdalena. En ambas no se vislumbra su rostro del todo, en ambas está la santa vestida de blanco y rojo (pasión y pureza), en ambas mirará a la luz..., y en ambas se manifesta claramente su vientre encinto... Es este un misterio que desde el siglo XVII se nos presenta, iconográficamente al menos, en la historia sagrada y profana de un personaje fascinante

Otros autores habían retratado a la santa que descubrió al Mesías resucitado. Ahora una imagen de una mujer desconocida, retratada en años anteriores al Barroco, se ha tratado de atribuir a esta santa -Magdalena- y su autoría al gran Leonardo da Vinci. Fue reconocida siempre antes como una obra de un discípulo de Leonardo, Giampietrino, y titulada Retrato de mujer. Pero ahora esta pintura tiene, no obstante, firmes defensores de ser un original de da Vinci y representar a la Magdalena. Un misterio, una leyenda y una historia que se cruzan inevitablemente, pero que el Arte ha sabido a veces poner de relieve y sesgadamente ahora el sempiterno e impenitente enigma sagrado: ¿quién fue realmente esa mujer y qué tipo de relación mantuvo con Jesús de Nazaret?

(Imagen de cuadros de George de la Tour: Magdalena en la penumbra, Museo del Louvre; Magdalena arrepentida, Museo Metropolitano de Nueva York; Cuadro Santa María Magdalena, de El Greco, Museo Bellas Artes de Budapest; Óleo Retrato de Mujer (Magdalena), atribuido a Leonardo da Vinci, colección particular; Cuadro Encuentro de María Magdalena con el Señor, de Martin Schongauer (pintor alemán 1448-1491), Museo de Unterlinden, Francia.)

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...