14 de abril de 2011

El coleccionismo artístico como transformación radical: la redención o la salvación del Arte.



En el Londres más industrial del año 1864 se llegaría a crear por entonces la Asociación Internacional de los Trabajadores (AIT). Porque fueron los sindicalistas ingleses -los primeros del mundo-, los anarquistas y socialistas franceses y los republicanos italianos -entonces Italia era una reciente monarquía- quienes consiguieron internacionalizar ese estamento tan social y revolucionario. Un movimiento al que los pensadores Marx, Engels y Bakunin se adherirían luego y acabarían así llevando éstos sus propias filosofías para favorecerlo. Una organización internacional que alcanzaría a determinar el desarrollo histórico y social de la humanidad durante los siguientes años. En Italia, en la hermosa, pintoresca y literaria región de Emilia Romaña, nacerían dos de los anarquistas más radicales de entonces. Vittorio Pini (1860-1903) fue el hijo de un voluntario partidario del héroe nacional italiano Garibaldi, aquel personaje histórico que consiguiera la unión italiana en el año 1870. Ingresaría Pini en la AIT en el año 1876 y, diez años después, tras varias desilusiones con su país, acabaría marchándose a Francia para siempre. Luigi Parmigiano (1860-1945), más conocido como Luigi Parmeggiani, se incorporaría a la AIT en el año 1878 y, poco tiempo después, huiría de Italia para evitar realizar el servicio militar. Llegaría primero al sur de Francia, donde conocerá a su amante María Carron, una mujer con la que mantuvo Luigi una relación durante diez años.

Ambos anarquistas italianos acabarían por conocerse en París durante el año 1886. Allí crearían un año después el grupo Los Intransigentes. Justificaban, con sus extremas teorías anarquistas, la expropiación y el robo como medio efectivo de lucha social. Ese grupo anarquista acabaría financiando publicaciones radicales donde explicaban, por ejemplo, los métodos para confeccionar artefactos explosivos. En un regreso de ambos a Italia, los dos activistas organizarían un atentado en febrero del año 1889 contra un político socialista italiano, Celso Ceretti. Pudieron luego huir a Francia de nuevo; sin embargo, Pini sería arrestado por la policía gala y condenado a veinte años de reclusión. Después sería deportado a un penal en la Guayana francesa, lugar donde terminaría falleciendo en el año 1903. Parmeggiani, más afortunado, lograría refugiarse en Inglaterra donde la justicia británica no admitiría entonces llevar a cabo ninguna extradición. Ignacio León y Escosura fue un pintor español nacido en Oviedo (Asturias) en junio del año 1834, pero acabaría educándose en la Escuela de Bellas Artes de La Coruña (Galicia). Continuaría el pintor su formación artística en Madrid después por un genio del Arte, Federico de Madrazo. En el año 1859 se muda el pintor a París para aprender con los maestros franceses. En París mantuvo su estudio para siempre, no regresando a España sino al estar muy cerca de su muerte, momento que ocurriría en Toledo en el año 1901.

Su interés por Velázquez y Murillo le llevaría en su juventud a tratar de copiarlos en el Museo del Prado. Tal verosimilitud tuvieron esas obras copiadas e inspiradas de los grandes maestros, que algunas de ellas fueron, tiempo después, erróneamente asignadas -sin él saberlo- a esos mismos genios españoles del Arte en el Museo del Louvre o en la National Gallery de Londres. Su prestigio artístico fue más internacional que nacional. Gran aficionado además al coleccionismo de Arte, consiguió poseer una de las colecciones de pinturas más variopintas y valiosas de entonces. En París, el pintor León y Escosura contraería matrimonio con la bella francesa Marie Thérese Marcy, una mujer mucho más joven que él. Las ideas anarquistas de Los intransigentes estaban basadas en un exacerbado individualismo, uno donde la autonomía del ser y su libertad idealizaban así una nueva forma de entender la vida, forma que acabaría seduciendo a muchos creadores artísticos de finales del siglo XIX. Esos artistas, desde su independencia y discreción social -también ingenuidad-, llegaron a mantener en el París de la Belle Epoque contactos y simpatías con algunos de esos anarquistas radicales. Durante sus años en París, Parmeggiani conocería al pintor español León y Escosura.

Ya fuese por la belleza de Marie Thérese o por su novedoso interés en el Arte, el caso es que el anarquista italiano acabaría convertido en un asiduo admirador de la pintura y de las colecciones del pintor español. Pero Luigi Parmeggiani sería detenido en Francia en el año 1892, luego juzgado y condenado a quince meses de prisión. Lograría reducir su condena acusando entonces a otros compañeros. Y tiempo después hasta terminaría abandonando a su antigua amante María Carron. Se marcharía a Londres, donde utilizaría ahora el apellido de su nueva amante -Marcy-, la bella esposa del pintor Escosura. Abriría entonces una galería de antigüedades en el barrio londinense de Bloomsbury, y, gracias a sus buenas relaciones con el pintor y su esposa, conseguiría comercializar con éxito diferentes obras de Arte en el finisecular Londres victoriano. En el año 1895 Luigi Parmeggiani abandonaría definitivamente cualquier militancia anarquista, y su galería -la Galería Marcy- se convertiría en un referente importante en el mundo del Arte. En el año 1903 -dos años después de la muerte del pintor español- cierra la galería londinense y se marchará a París con su amante viuda. Admitiría entonces su antigua personalidad revolucionaria, aquella que había tenido antes de anarquista radical. Tuvo que afrontar algunos juicios de los que saldría bien parado, aunque circulaban aún leyendas sobre comercio de falsificaciones de obras de Arte, pertenencia a bandas criminales y otras historias.

En el año 1914, con cincuenta y cuatro años de edad, se casará Parmeggiani con la sobrina de su amante -la hija del pintor italiano Cesare Augusto Detti-, la bella joven Anna Detti. En el año 1918 fallece su amante Marie Théresa, heredera de la colección de Arte de su marido y pintor español. Gracias a su esposa Anna Detti pudo reclamar toda la herencia de la familia Escosura, colección de Arte incluida. En los años veinte se trasladará por fin a su ciudad natal Reggio Emilia, cierra entonces la galeria Marcy en París y creará la nueva colección Parmeggiani, tratando así de resarcir su maldito y vilipendiado apellido anarquista. En el año 1924 anuncia Parmeggiani su decisión de ofrecer su colección artística a su ciudad natal, para lo cual construirá incluso un grandioso edificio gótico-renacentista. Lograría que su Galería Parmeggiani se convirtiera en un centro cultural de referencia en Europa, con exposiciones de pinturas, artes decorativas, conferencias y conciertos. A principios de los años treinta, Luigi Parmeggiani, con graves dificultades económicas ahora, propuso a su ciudad natal ceder su colección de Arte a cambio de que no existieran dudas de su transformación personal, de que acabaran de construir el edificio gótico-renacentista de su Galería Parmeggiani y de que le concedieran una pensión vitalicia a su esposa. Aceptaron todas sus condiciones y en el año 1933 se inauguraría la Galleria Anna e Luigi Parmeggiani. Con ello obtuvo la tan deseada redención de su pasado, y acabaría además consolidando así su mecenazgo en las artes. Algo que no pudo siquiera imaginar en aquellos duros años de entonces, aquellos tiempos en que, junto a su malogrado colega y paisano Vittorio Pini, atentara y extorsionara en nombre de un agitado anarquismo finisecular...

(Cuadro del pintor español Ignacio León y Escosura, Las Bordadoras; Cuadro del mismo pintor, Carlos V en el estudio de Tiziano, 1882, Galería Parmiggiano, Italia; Ilustración de una reproducción de un atentado anarquista en el siglo XIX; Fotografía de Luigi Parmeggiani, siglo XIX; Fotografía de Parmeggiani con su colección, primeros años, siglo XIX; Fotografía de la terminación del edificio de la Galería Parmeggiani, con Luigi en el centro con bigote y pelo cano, siglo XX; Edificio de la Galleria Parmeggiani, Reggia Emilia, Emilia Romaña, Italia; Fotografía de la Galería Parmeggiani, Salón Español; Cuadro atribuido al pintor Ignacio León y Escosura, Un español con vestimenta del siglo XVII, National Gallery de Londres -copia de una obra de Velázquez en el Prado, ésta llegó a confundir a los ingleses hasta que se aclaró la autoría-; Cuadro Estudio del pintor, de Ignacio Léon y Escosura, colección Parmeggiani, cedida en 1943 a la Galleria Ricci Oddi de Piacenza, Italia; Fotograbado con el retrato del pintor Ignacio Léon y Escosura, siglo XIX.)

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...