9 de febrero de 2015

¿Acaso estamos condenados a la desazón?, ¿se nos ha dado un corazón que no conoce el sosiego...?



En los albores de la historia, en los tiempos en que el hombre comenzara sus pasos por la antigua Mesopotamia, existió un rey sumerio que daría nombre a uno de los más primigenios y fascinantes poemas épicos escritos nunca, La epopeya de Gilgamesh. Hacia el III milenio a.C., se cree que fueron compilados esos épicos versos mesopotámicos. La leyenda supera en el tiempo a todas, a la bíblica o a la griega, y refleja las anticipadas inquietudes que el ser humano no habría de dejar en los casi cinco mil años siguientes. Cuenta el poema la desenfrenada vida que Gilgamesh, un rey de Uruk, tuvo abusando de las mujeres de sus súbditos. Entonces éstos invocaron a los dioses, divinidades que acabaron enviando a otro ser, uno tan despiadado como el rey, para enfrentársele decidido. Pero, cuando se encuentran ambos, en vez de luchar entre sí se harán amigos. Así emprenden ahora ellos juntos aventuras por todo el mundo, luchando contra los seres más poderosos, sean divinos o inmortales. En castigo por tal osadía, los dioses hacen que el amigo muera en plena juventud. Desolado y afectado por la desaparición de su amigo, Gilgamesh decide continuar solo su viaje buscando lo que él cree que es el sentido único de todo: la inmortalidad. Pero, no la encontrará, será tan solo un ridículo y perdido sueño sin sosiego.

¿Por qué condenaste a la desazón
a mi hijo Gilgamesh,
y le diste un corazón que no conoce el sosiego? 

Cuando el pintor Picasso (1881-1973) abandonara muy joven su propósito de copiar los grandes maestros del Museo del Prado, regresaría de nuevo a Barcelona en el año 1899. Y aquí, con el ambiente tan abrumado y desolado del país -se acababa de perder la guerra hispano-norteamericana del año 1898-, se dejaba notar por los arrabales y ramblas de Barcelona la violencia y el desencanto. Entonces frecuentaría Picasso un local bohemio de la ciudad, Els quatre gats, una cervecería donde conocería a su gran amigo, poeta y pintor, Carlos Casagemas. Juntos viajaron luego a París, en el año 1900, para visitar la gran Exposición Universal. Y no pudieron dejar de amar ambos esa hermosa ciudad, ahora por las mismas o diferentes razones. Se quedaron los dos en París y decidieron trabajar y vivir allí los dos juntos en un pequeño estudio. Conocieron entonces a dos bellas jóvenes modelos de pintores, Odette y Germaine. Odette comenzaría una relación con Picasso. Pero de Germaine, Casagemas quedaría absolutamente fascinado, enamorado total e imprudentemente... Porque esta hermosa modelo parisina no le ofrecería ahora al amigo de Picasso aquella inmortalidad emocional tan fascinante. Los dos jóvenes pintores regresaron a España para las navidades del año 1900, uno para viajar al sur, a Málaga, el otro para quedarse en su ciudad natal, en Barcelona.

Casagemas no podría olvidar la terrible belleza desdeñosa de Germaine. En febrero del año 1901, solo y sin su amigo, el joven bohemio catalán vuelve a París para insistirle a la bella parisina su amor desaforado. Pero, vuelve para nada, Germaine no lo quería a él. Entonces su corazón se enturbió, acabaría rozando el descalabro más siniestro y despiadado de la vida. Ese descalabro que no tiene sentido porque no tiene justificación nunca. Al día siguiente, en el café Hippodrome de París, tomaría Casagemas un revólver de su bolsillo para dispararse un tiro en la sien, después de haber intentado él antes, sin éxito, dispararle otro a ella. Ahí acabaría, a los veinte años, la vida y los sueños de aquel joven, bohemio y sin sosiego, amigo de Picasso. Sin embargo, Picasso no regresaría a París sino hasta tres meses después, cuando ya Carlos Casagemas había sido enterrado en Montmartre. Ahora se instalará él solo en el mismo estudio que habían tenido ambos amigos. Y decide Picasso, muy pronto, realizar su primera exposición en París en la galería Vollard. Pero tomará el pintor español además otra decisión, una muy curiosa: abandonará a la voluptuosa Odette por la orgullosa y bella Germaine... Sin escrúpulos. ¿Sin desazón?

La cronología artística de Picasso sitúa en esos años lo que se ha dado llamar su periodo azul. ¿Crear ahora el desconsuelo, crear lo más sufrido, o lo más doloroso, con ese color tan sosegado...? ¿Un periodo azul ahora tan desolado? Qué contradicción, exponer imágenes de cruda introspección metafísica o personal utilizando uno de los colores menos tenebrosos o menos desasosegados del mundo. Pero es que esta es otra de las características del genio creador... Luego de ese periodo, Picasso cambiará su estilo completamente. Fue un periodo este, el azul, que duraría hasta el año 1904. Pero que lograría superar pronto, como superó luego todas las emociones que le llevaron por la epopeya extraordinaria de su vida. Como Gilgamesh, Picasso utilizaría su Arte para buscar la misma sensación que aquel personaje legendario comprendiera muchos siglos antes: que debe buscarse en lo que solo los dioses dispusieran para ellos mismos, en la inmortalidad. Cinco mil años después, un hombre -Picasso- sí lo conseguiría... Y no tuvo que luchar, ni viajar, ni enfrentarse con gigantes ni con dioses, tan solo con su paleta y su artística grandeza. Aunque dejara aparte también entonces esos mismos escrúpulos tan humanos..., esos mismos y tan orgullosos impudores que, como milenios antes, aquel héroe sumerio ya lo hiciera.

El escritor alemán Thomas Mann escribiría una vez: ¿Acaso tenemos nosotros morada alguna? ¿Acaso no estamos también condenados a la desazón, no se nos ha dado un corazón que no conoce el sosiego? El astro del narrador -o del creador-, ¿no es acaso la Luna, señora del camino, la peregrina, que avanza ahora etapa tras etapa, dejándolas atrás sucesivamente? El que narra -el que crea- alcanza también entre peripecias etapa tras etapa; pero se limita a plantar la tienda en ellas a la espera de señales que indiquen el nuevo rumbo del camino; y pronto siente latir su corazón, en parte de gozo y en parte por miedo y terror carnal, pero en cualquier caso en señal de que llega el momento de seguir hacia peripecias nuevas que habrá que agotar minuciosamente, en todos sus detalles imprevisibles, para satisfacer la inquietud del espíritu.

(Óleo La habitación azul, 1901, Picasso, Phillips Collection, Washington, D.C.; Cuadro de Picasso, La Tragedia, 1903, National Gallery Art, Washington, D.C.; Óleo Entierro de Casagemas, 1901, donde el autor retrata el cadáver de su amigo siendo elevado por encima de las voluptuosas y despiadadas mujeres que ahora sí le adoran, Picasso, Museo de Arte Moderno de la Villa de París; Retrato de Germaine, 1902, Picasso; Obra de Picasso, El viejo guitarrista, 1904, Art Institute Chicago, EEUU; Lienzo del pintor holandés del siglo XIX Remigius van Haanen, 1812-1894, Paisaje de invierno con Luna llena, 1880, Colección particular.)

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...