29 de octubre de 2009

¿De dónde venimos? ¿Quiénes somos? ¿Adónde vamos?



En 1897, el pintor Paul Gauguin (1848-1903) compuso en las islas Marquesas de la Polinesia francesa, donde él creyó encontrar por entonces el Paraíso, este magnífico cuadro que bautizó como el título de la entrada. ¿Qué quiso, realmente, expresar aquí el pintor?, ¿la búsqueda del motivo último de todo..., o la desesperación por no entender nada de nada...? Muchos autores, sin embargo, han plasmado en sus obras, a lo largo de la historia, este mismo o parecido sentimiento. 

Thomas Stearns Eliot (1888-1965) fue un profundo y complejo poeta norteamericano que terminaría por trasladarse a vivir a Inglaterra. De gran formación clásica y literaria, concibió uno de los poemas más enigmáticos y desalentadores, a la vez que extraordinarios, de la Literatura Universal. Es el desgarro, como su propia vida le enseñaría, pero, también, es la esperanza, el anhelo, o la última exhalación de vida casi, que se desgranará, además, en cada verso de su obra... Todo esto, y mucho más, esbozará Eliot en su inmensa obra poética, Tierra Baldía, de la que extraigo aquí estos pocos versos:

Aquí no hay agua, sólo roca,
roca y no agua, y el camino arenoso.
El camino sube serpenteando las montañas,
que son montañas de agua sin roca.
Si hubiese agua nos detendríamos a beber.
Entre las rocas no puede uno pararse ni
pensar.]
El sudor es seco y los pies sobre la arena,
si sólo hubiera agua entre las rocas.
Muerta montaña, boca de cariosos dientes
que no pueden escupir.]
Aquí no puede uno ni pararse, ni acostarse,
ni sentarse.]
No hay silencio siquiera en las montañas,
sino el seco estéril trueno sin lluvia.
No hay soledad siquiera en las
montañas,]
sino ceñudos rostros rojos que gruñen
entre dientes,]
desde los umbrales de casas de tierra
apisonada.]
Si hubiese agua,
y no roca.
Si hubiese roca
y tambien agua,
y agua,
un manantial,
un pozo entre las rocas.
Si sólo se oyera rumor de agua,
no la cigarra
ni la hierba seca cantando,
sino rumor de agua sobre roca
allí donde canta el zorzal entre los pinos,
pero no hay agua.


(Imagen del cuadro ¿De dónde venimos? ¿Quienes somos? ¿Adónde vamos?, 1897, de Paul Gauguin, Museo de Bellas Artes de Boston, USA; Fragmento de la obra poética Tierra Baldía, 1922, de T. S. Eliot.)

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...