4 de mayo de 2011

Lo que nos atrae y nos distancia, lo que miraremos a veces sin ser vistos: lo grotesco.






Fue el emperador romano Nerón quien mandaría construir tras el gran incendio del año 64 en Roma un impresionante y megalómano Palacio, la Domus Aurea. De dimensiones exorbitadas, casi cincuenta hectáreas, no pudo terminarse a su muerte producida cuatro años después. Incendiado luego en el reinado de Trajano, este emperador decidiría ocultar lo que quedaba bajo tierra, en un gesto de borrar toda huella de su indeseable antecesor. Esa acción permitiría que, con el paso de los años, se pudiese mantener casi intacta la Domus Aurea, al verse lejos del deterioro envilecido del pillaje. Así se mantuvo hasta que en el año 1480 se descubriese por fin. Entonces aparecieron en el subsuelo unas habitaciones y pasillos decorados bellamente, con unas figuras muy ridículas pintadas en sus paredes, grotescas, repugnantes o absurdas. Como eran unas grutas donde aparecieron esas imágenes, fueron entonces denominadas grotesco (grottesco, de gruta en italiano) lo que allí descubrieron.

La mitología griega había sorprendido ya al glosar los dionisíacos y grotescos rasgos de Sileno, uno de los sátiros más famosos de la Antigüedad mítica. Esos dioses menores eran unos viejos pero a la vez joviales borrachos; los describían feos, calvos, barrigudos, obscenos, lividinosos y simpáticos. Tenía Sileno el don de la profecía y la sabiduría cuando la embriaguez dominaba su carácter. De ese modo fue comparado, por su desafortunado aspecto, con el famoso filósofo griego Sócrates. El escritor francés Rabelais (1494-1553), en su grotesca y divertida obra Pantagruel del año 1532 fue el primer humanista que glosaría esa tendencia ambivalente que rechazaba pero atraía, que llevaba a la risa y a la reflexión. Con él lo grotesco comenzaría a valorarse creativamente, como algo que permitía a los creadores usarlo ahora en un sentido que fuese más allá de lo morboso, de lo despectivo o de lo chabacano.

El Barroco vino posteriormente a brindar la oportunidad que su atrevida tendencia dispensara a lo grotesco. Con ella expresaba lo más sórdido como algo elevado, explicable, con sentido, con una profunda y especial forma de representar el lado oscuro pero auténtico del ser humano. Los pintores crearían entonces grandes obras que no sólo conseguirían satisfacer el deseo de belleza que todo espectador requiere, sino que, también, vendría a satisfacer otra necesidad más oculta: justificar -y por tanto complacer- las inevitables y corrientes desviaciones de la naturaleza, la más normal y humana. Así Caravaggio y Murillo, entre otros pintores, alcanzaron a crear grandes obras con ese subgénero irreverente..., aunque comenzado a ser aceptado gracias a la extraordinaria sublimación que consigue el Arte.

Algunos grandes fotógrafos del siglo XX han sido imitadores de aquellos creadores del Renacimiento o del Barroco. Uno de esos fotógrafos es el norteamericano David LaChapelle (1963). Su obra mezcla atrevimiento, provocación y grosería, pero sin embargo lo adorna ahora con un elegante y glamuroso entorno. Así impactará con sus instantáneas de celebridades y famosos donde, en un escenario desaseado y soez, consigue atraer y destacar belleza. Una belleza que, desde luego, sus modelos ya de por sí poseen produciendo de esa forma un destacado contraste. Pero no fue ese el caso de la fotógrafa norteamericana Diane Arbus (1923-1971), la cual buscaría siempre la mayor sordidez, lo más depravado, marginal, diferente o rechazable socialmente, cosas además que, en aquellos años, aún mantendrían una despreciable forma de ser miradas.

Lo grotesco llevado en la creación a lo más frecuente y excelso ha tenido -y tiene- en sus autores a personajes igualmente ambivalentes, marginados, esquizofrénicos, diferentes o extravagantes. Desde Rabelais hasta LaChapelle, Arbus (que acabó suicidándose) o el pintor figurativo-expresionista Francis Bacon, han sido y son seres enfrentados a sus contradicciones, a su sociedad, a sus deseos, a sus demonios y a sus vidas... Utilizaron el Arte para exorcizarla, para tratar de buscar en ella el sentido que los demás, los convencionales, los otros, sólo admiraremos quizás de refilón, cuando ahora observemos, distantes, algunas de sus creativas y sorprendentes láminas, lienzos, objetos o instantáneas.

(Fotografía de la actriz Faye Dunaway, David LaChapelle, años ochenta; Fotografía de Uma Thurman, años noventa, David LaChapelle; Óleo de Caravaggio, Muchacho mordido por un lagarto, 1593; Cuadro del pintor español Bartolomé Esteban Murillo, Vieja despiojando a niño, 1675; Cuadro Retrato de enano, 1616, del pintor español de origen holandés Juan van der Hamen; Cuadro Los lisiados, 1568, Brueghel el viejo; Cuadro Mujer sentada, 1961, del pintor irlandés Francis Bacon; Óleo Autorretrato, 1971, Francis Bacon.)

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...